San Manuel González, "eucaristizador" de Huelva

Dar a conocer la figura y la obra del nuevo santo, haciendo memoria de su paso por Huelva como evangelizador-"eucaristizador" de la comunidad cristiana, haciendo de su legado pastoral fermento para el presente y el futuro de nuestra Iglesia.

domingo, 30 de julio de 2017

SAN MANUEL GONZÁLEZ, CRONOLOGÍA AGOSTO

EL MES DE AGOSTO EN LA CRONOLOGÍA DE SAN

 MANUEL GONZÁLEZ

=====

En agosto de 1907, después de comprar y derribar dos 

casas anejas a la iglesia de San Francisco, dio comienzo a 

las obras para las Escuelas del Sagrado Corazón.

Ildefonso Fernández Caballero


No se había cumplido aún el primer año de la llegada de san Manuel González a la Parroquia de San Pedro. Le había conmovido profundamente “el espectáculo de centenares de niños arrojados al arroyo”. En abril de 1906, empezó su primera aventura en el campo escolar:“nos echamos a la calle a hacer unas escuelas muy grandes, muy buenas, muy cristianas y absolutamente de balde para los niños pobres”.

¿Dónde encontrar el lugar mínimamente adecuado para tan urgente necesidad?
Una Real Orden de 24 de enero de 1823 había impuesto la supresión del convento franciscano de Huelva, entre otros de la misma orden esparcidos desde antiguo por la provincia. A partir de ese momento, una parte de los frailes se trasladó al convento de Moguer, mientras que otros cuatro religiosos franciscanos permanecieron todavía en la casa de Huelva hasta 1834. El día 28 de agosto de 1835, el convento de San Francisco pasó finalmente de derecho y de hecho a disposición de la Junta de Enajenación de Edificios y Conventos suprimidos. La iglesia, exceptuada de la desamortización, permaneció abierta al culto y subsistió, con todos sus altares, imágenes, pinturas y enseres, como ayuda de la parroquia de San Pedro.
Cuando don Manuel González llegó a Huelva, el templo de San Francisco estaba muy deteriorado . Y la huerta del convento, desaparecida su vieja noria, se había convertido ya en plaza del barrio.



En agosto de 1911 intervino en las Celebraciones 

Colombinas y escribió sobre ellas en “Granitos de sal. 2ª 

serie”.

«ESAS FIESTAS VERTIGINOSAS»
Ildefonso Fernández Caballero.

Las Fiestas Colombinas comenzaron a celebrarse en Huelva en el año 1882, como homenaje a los marineros de esta tierra que partieron desde el puerto de Palos, junto al Almirante Cristóbal Colón, rumbo a las Indias. La fecha del 3 de agosto fue escogida por Colón y sus acompañantes en la empresa descubridora de América, no sólo por razones técnicas de navegación sino también en relación con la fiesta de Nuestra Señora de los Ángeles, que celebraron con solemnidad el 2 de agosto en la Rábida, como se hacía en todos los conventos franciscanos, y en Palos de la Frontera como fiesta patronal. En la mañana siguiente a la festividad, fue cuando las naves desplegaron sus velas a los vientos del Atlántico.
Las Colombinas onubenses cuentan, entre otros, con el singular privilegio de la vivencia personal y el testimonio de un santo, D. Manuel González,  canonizado el próximo 16 de octubre de 2016.
Cuando don Manuel  llegó a Huelva, en marzo de 1905, las Colombinas onubenses celebrarían su vigésima tercera edición.
Más tarde, en 1911, el párroco de San Pedro escribió su libro “Granitos de Sal-2ª Serie”,  En él figura un capítulo que titula “Descubriendo mundos”. Bajo el subtítulo “Un viaje al país de los limpios”, toma pie de las fiestas Colombinas para hacer un comentario sobre el texto evangélico “Bienaventurados los limpios de corazón”:



El primer viernes del mismo año puso en marcha la 

operación evangelizadora que llamó 

“Los Ángeles de la calle”.

D. Manuel descubrió en Huelva la existencia de estructuras sociales y culturales que mantenían a la mujer onubense en condiciones de inferioridad. El obstáculo mayor al reconocimiento de su dignidad, tanto en el ámbito familiar como laboral y social, era el bajo nivel de alfabetización. Si se quería que la mujer encontrara caminos de progreso, había que atacar en la raíz la causa de su postración y marginación. Sus piadosas y más cultivadas feligresas de San Pedro no podían permanecer indiferentes ante la situación y había de convertirse en agentes de la promoción cultural y social de sus convecinas. Un día se dirigió don Manuel ayudó a sus devotas feligresas a hacer un juicio evangélico: “El Corazón de Jesús os pide un favor; quiere que toda la que sepa leer su devocionario y escribir una carta y, sobre todo, la que sepa a amar a Dios y a la Virgen Inmaculada, se dedique a enseñar a leer, escribir y amar, a muchas jovencitas que no saben nada de esto”. Para actuar, organizaron, en los mismos locales de las escuelas de San Francisco, clases nocturnas de alfabetización de adultas. Se reunieron allí unas cuarenta maestras y alrededor de ciento cincuenta alumnas. Y todas salieron beneficiadas: las maestras porque hicieron algo práctico actuando sobre el ambiente de las jóvenes trabajadoras; y éstas porque se promocionaron humana, cultural y religiosamente. Inopinadamente la oposición surgió de los novios de las chicas, a los que hoy llamaríamos “machistas”: “Ellos tan guapos, tan libres....y como movidos por una consigna aparecen rodeando la escuela aparecen rodeando la escuela...capaces de hacer cualquier cosa...La escena tenoril se repitió cuatro o cinco noches más hasta que por el testimonio de ellas y por sus propios ojos se convencieron de que...ellos resultaban tan favorecidos como ellas”.
(Vida 171)

En las Escuelas del Sagrado Corazón estableció también don Manuel clases nocturnas para obreros a las que asistían unos ochenta muchachos. De impartir las clases se ocupó un grupo de muchachos.
A los hombres y mujeres, chicos, chicas, niños y niñas de todas las clases sociales, dispuestos a trabajar en íntima unión con sus sacerdotes, a exponer a toda la comunidad sus propios problemas y los del mundo circundante y las cuestiones que se refieren a la salvación temporal y eterna de los hombres, para que sean examinados y resueltos con la colaboración de todos y a dar su personal contribución en las iniciativas apostólicas, los llamaba don Manuel “chiflados”, es decir, enamorados de su vocación cristiana y apostólica, y dispuestos a penetrar, como levadura, en la masa del pueblo para instaurar el reinado de paz y de justicia del Corazón de Cristo.


lunes, 3 de julio de 2017

SAN MANUEL GONZALEZ (Cronología de julio)

En la Cronología de San Manuel González destacan los siguientes
acontecimientos acaecidos en el mes de julio:

El 5 de Julio de 1901 recibió en Sevilla el título de Doctor en Sagrada Teología.
El mes de julio de 1907, en Huelva, don Manuel formalizó la compra y derribo de dos casas anejas a la iglesia de San Francisco para ampliar el espacio destinado a las aulas de las Escuelas del Sagrado Corazón.
En la historia de las Escuelas  del Barrio de El Polvorín, destaca el mes de julio de 1908, porque el día 10  se bendijeron  inauguraron los edificios provisionales, y el 11 se celebró en la capilla la primera misa y quedó instalado el sagrario.



SAN MANUEL GONZÁLEZ, DOCTOR EN SAGRADA TEOLOGÍA
5 de julio de 1901

Desde septiembre del año 1900  a septiembre de 1901, transcurrieron doce meses decisivos en la vida de D. Manuel. El 23 de septiembre de 1900 recibió el subdiaconado; el 11 de junio de 1901, el diaconado. El 5 de julio de 1901 obtiene el doctorado en Sagrada Teología. El 21 de septiembre del mismo año, recibió la ordenación sacerdotal de manos del arzobispo Beato Marcelo Spínola y Maestre, todavía no cardenal, en la capilla del Palacio Arzobispal de Sevilla. Cantó la primera misa solemne el 29 de septiembre, fiesta de San Miguel Arcángel, en la iglesia de la Trinidad, que había sido la del Seminario hasta el traslado de éste al Palacio de  San Telmo, regentada ya por los Salesianos, que habían llegado hacía poco a Sevilla.
Resultado de imagen de Palacio de San Telmo en sevilla
Palacio de San Telmo, Sevilla
Con el doctorado, culminó la formación teológica de D. Manuel. En el sexenio teológico (1895-1901) estudió fundamentos de religión, lugares teológicos e historia eclesiástica (dos cursos), hebreo, teología dogmática (en cuatro cursos sucesivos), arqueología cristiana, teología moral (dos cursos), Sagrada Escritura (dos cursos), instituciones canónicas (dos cursos), liturgia (dos cursos) teología pastoral (dos cursos), cuestiones selectas, patrología y oratoria sagrada. El último trienio predomina la formación canónica: derecho canónico y derecho civil, y “Decretales con las principales cuestiones de Derecho Romano y Patrio; de derecho Penal y de Procedimientos Eclesiásticos”. En todas las materias obtuvo sin excepción la nota de sobresaliente y en casi todos los cursos fue “primer premio” en el respectivo grupo.

LAS ESCUELAS DEL SAGRADO CORAZÓN
En la historia de las Escuelas, sobresale el mes de julio de 1907 porque don Manuel formalizó la compra y derribo de dos casas anejas
a la iglesia de San Francisco
para ampliar el espacio destinado a las aulas.

A mediados de julio de 1907 Don Manuel logró comprar dos casas anejas a la iglesia de San Francisco y derribarlas para aumentar el número de clases. Tantos alfajores, “suspiros”, tortas, bizcochos, yemas, “lágrimas de San Pedro”, golosinas y refrescos se hicieron y se vendieron en la Huelva de hace un siglo para ayudar a comprar las casas y a sufragar las obras de adaptación que don Manuel repetía: “Si se estrujaran las paredes de la escuela chorrearían almíbar”.


En la historia de las Escuelas  del Barrio de El Polvorín, destaca el mes de julio de 1908, porque el día 10  se bendijeron  inauguraron los edificios provisionales, y el 11 se celebró en la capilla la primera misa y quedó instalado el sagrario.

“Hay en Huelva,-dice don Manuel- dos barrios apartados del centro de la población, barrios que, por el estado de prosperidad de aquella, cada vez se hacen más populosos; pues bien, en estos barrios, Las Colonias el uno y el Polvorín el otro, no hay iglesia ni escuela; se conoce que aquello pertenece al mundo civilizado porque están establecidos allí dos puestos de la guardia civil”.
De los dos, el más abandonado entonces era el del Polvorín: “Hay que tener en cuenta que este barrio del Polvorín comprende tres barriadas bastante pobladas y separadas entre sí; y son: el barrio de la Peste (llamado así por las fábricas de guano allí establecidas y las aguas que, por ser aquel terreno todo de marismas, quedan estancadas), el barrio de Valbueno, situado a lo largo de la carretera de Sevilla y el propiamente Polvorín en donde la Compañía de Río Tinto tiene sus depósitos de minerales”.
Para elevar el nivel cultural y religioso de este barrio, don Manuel empieza por arbitrar soluciones provisionales y de emergencia. Apenas inauguradas las Escuelas del Sagrado Corazón el 25 de enero de 1908, ya en febrero del mismo año unos jóvenes de la parroquia de San Pedro “tomaron posiciones en la habitación que una amable vecina les prestara, colocando en lo alto del portón una placa del Corazón de Jesús y recorrieron las calles y las casas preguntando a todo el que encontraban, grande o chico: ¿quiere usted aprender a leer?” Así quedó asentada una primera cabeza de puente en aquella barriada.
Poco después, continúa don Manuel, “se presenta uno a un señor que tiene una casa bastante grande y desalquilada en el Polvorín y le dice: ¿Me arrienda usted por ahora sus almacenes del Polvorín? El dueño presenta buena cara, entran en negociación, se plantea un arreglo de la casa para el fin a que se destina, se ultima el trato y se mandan albañiles para que hagan de aquella dos salones de escuela de unos setenta metros cuadrados cada uno, una capilla de una extensión aproximadamente igual y que pueda ampliarse cuando convenga con los salones anteriores, unas cuantas habitaciones para el capellán y los maestros, y un patio regular, y tenemos ya las tan deseadas escuelas e iglesia del Polvorín” Era el mes de julio de 1908. El día 10 se bendijeron capilla y escuelas, y el día 11 se celebró la primera misa y quedó el Santísimo en el sagrario.
Para ver completo, pulsar aquí

miércoles, 24 de mayo de 2017

EL MES DE JUNIO EN LA CRONOLOGÍA DE SAN MANUEL GONZÁLEZ

CRONOLOGÍA DE SAN  MANUEL GONZÁLEZ
EL MES DE JUNIO.

Resumen.

1905. El 16 de junio fue nombrado Arcipreste de Huelva por el Cardenal Spínola.

1913. El 27 de junio de 1913, SAN  Manuel González García, entonces Arcipreste de Huelva, intervino en el Congreso Catequístico Nacional de Valladolid.

1933. En junio, juntamente con su hermana María Antonia González, fundó LA INSTITUCIÓN DE MISIONERAS AUXILIARES NAZARENAS (MAN)

Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús
El Corazón de Jesús en el Evangelio, texto de San Manuel González García
(De “Así Ama Él”, Obras completas, nn 242-245)
=====================================================
 

Cuadro y reliquia en el presbiterio de la parroquia de San Pedro de Huelva.
Celebración en honor del que fue su párroco y arcipreste

San  Manuel González, nombrado Arcipreste de Huelva
el día 16 de junio de 1905

Ildefonso Fernández Caballero.

Cuando el Cardenal Spínola llamó a don Manuel para enviarle a Huelva no tenía  en la mente sólo la parroquia de San Pedro, sino la ciudad de Huelva. La parroquia de San Pedro era una parte importante de Huelva pero no era toda la ciudad. Otra parte, importante también, era la parroquia de la Concepción. Lo que el Cardenal necesitaba era evangelizadores para toda la ciudad. La situación de incultura, consecuencia de la escasez de escuelas; los miserables jornales de los trabajadores y la pobreza; la irritante desigualdad de clases y la injusticia; el problema de las viviendas numerosas  en cuevas y chabolas donde se hacinaban sus moradores, con el consiguiente deterioro de la vida familiar, y el alejamiento de la vida religiosa no eran problemas de una parroquia, sino de la ciudad entera. Y había que considerar que afectaban a la totalidad del  municipio como una sola unidad pastoral.
 
El templo de la parroquia de la Purísima Concepción que, juntamente con la de San Pedro, eran las únicas existentes en la ciudad de Huelva. El virtuoso sacerdote D. Pedro Román Clavero, párroco de La Concepción, compartía con D. Manuel preocupaciones apostólicas y sociales.



El arciprestazgo no sólo funcionaba ya con registro sacerdotal, sino también seglar con una Junta Arciprestal de Acción Social.
Las dos parroquia, superadas ya las desavenencias que las separaban, se unían para celebrar juntas las grandes solemnidades, especialmente las de los titulares de ambas.
En germen, es cierto, pero la actividad de don Manuel González como arcipreste de Huelva apunta ya decididamente hacia lo que hoy se pretende en la pastoral de conjunto: ampliación del concepto de arciprestazgo hasta abarcar toda la labor pastoral y no solamente la coordinación del trabajo presbiteral; articular orgánicamente la presencia, y la participación en la orientación de la pastoral arciprestal, de todos los responsables de las distintas actividades apostólicas; valoración de la figura del arcipreste para una mejor conjunción de la actividad de las parroquias que constituyen el arciprestazgo; planteamiento de éste como elemento de la pastoral de conjunto en la diócesis y proyectos de pastoral en el arciprestazgo que tengan en cuenta los problemas reales del lugar donde están encarnados y procuren darles solución.



San Manuel González, catequista.

Ildefonso Fernández Caballero

 

El 27 de junio de 1913, D. Manuel González García, entonces Arcipreste de Huelva, intervino en el Congreso Catequístico Nacional de Valladolid. Hasta allí le llevó lo que el llama “premio gordo de la lotería de una celebridad que, lo confieso con toda sinceridad, pesa y cuesta. “Hable usted”, “escriba usted”, “conteste usted”, “venga usted, “vaya usted, y...¡echad imperativos!”.

Esa celebridad era debida no sólo a su condición de fundador de la Obra de las Marías, sino también a la de pedagogo y catequista, ganada a pulso durante su estancia en Huelva.
La presencia de Don Manuel en Huelva coincidió con un tiempo en que la sociedad onubense era presa de una intensa campaña descristianizadora. La ciudad empezaba, ya entonces, a ser tierra de misión. Don Manuel percibió la gravedad del momento, especialmente para la infancia y el mundo obrero y se empleó a fondo en la catequización de los niños, de la juventud y de los adultos. Desde sus años de párroco de San Pedro y arcipreste de Huelva, Don Manuel se entregó plenamente a la actividad misionera y catequética, hasta los últimos días de su vida episcopal.



 

“Todos catequistas”. Grupo Asturias en Palomares del Río.

 Y en “Todos catequistas” exhorta: «(...)Hay que inundar a las almas de chicos y grandes con enseñanzas de doctrina cristiana (...)Hay que dar catecismo a todos y mientras más mejor y en todas las formas que la conciencia, el celo y el ingenio dicten porque quedan muchos laicos y muchos emboscados, y la salvación completa no puede venir sino del catecismo bien sabido y practicado».

Don Manuel piensa, pues, en una formación permanente, que alcance al hombre entero, con su memoria, entendimiento y voluntad, que pueda ser asimilada vitalmente y a la que no falte proyección social.

 LA INSTITUCIÓN DE MISIONERAS AUXILIARES NAZARENAS (MAN)
Fundadas por el Beato Manuel González y María Antonia González, junio 1933
 
“Vivir la consagración a Dios en el mundo, mediante la profesión de los consejos evangélicos en el contexto de las estructuras temporales para ser así levadura de sabiduría y una presencia incisiva en la sociedad” (cfr. VC,10)

Origen
La Institución de Misioneras Auxiliares Nazarenas (MAN), fue fundada por el Beato Manuel
González García como Institución secular, como tal se dio a conocer en junio de 1933, y fue aprobada por la Santa Sede.
Está formada por consagradas a Dios, que, sin vivir en comunidad, son llamadas a ser testigos de la vida que brota de la eucaristía, sal, luz y fermento en medio del mundo viviendo el carisma eucarístico–reparador que el fundador recibió del Espíritu Santo.
Fue Cofundadora, María Antonia González García, hermana del Fundador (* 26-11-1883 + 14-04-1964).
Unidas a la Congregación de Misioneras Eucarísticas de Nazaret, constituyen una Institución secular de perfección evangélica, con voto de castidad y promesas de pobreza y obediencia, reconocidos por la Iglesia


 El Corazón de Jesús en el Evangelio según San Manuel González García.
(De “Así Ama Él”, Obras completas, nn 242-245)

 
(Corazón de Jesús, de Gómez del Castillo y León Ortega. Capilla del Sagrario de la Parroquia de San Pedro.)



“El Evangelio es el relato de una vida y de una doctrina, no sólo de un Jesús que pasó, que hizo, que dijo..., sino de un Jesús que está viviendo en el cielo en los Sagrarios de la tierra, en su Cuerpo místico, la Iglesia, y en el alma de los justos.
Es cierto que las personas y los acontecimientos, que se mueven en torno del gran Protagonista del Evangelio, pasaron. Pero los tipos por aquellas personas representados y las acciones iguales o parecidas a las que aquellas realizaban, perduran en renovada sucesión que constantemente va reproduciendo en torno del Jesús del Sagrario, de la Iglesia y de las almas. Las mismas escenas del Jesús de Palestina, con sus llamamientos y seguimientos de apóstoles. Sus abandonos, cobardías y traiciones de amigos, conspiraciones de enemigos, sus aclamaciones y sus «crucifícalo» de turbas. Sus atracciones de niños, de enfermos, de pecadores. Sus intimidades y confidencias de almas selectas. Sus deferencias y blanduras con su Madre y con las madres intercesoras.
Ese libro, en suma, escrito ayer, cuenta con palabra infalible lo que Jesús hizo y dijo ayer, amándome y entregándose por mí. Lo que hace y dice hoy. Y lo que, hará y dirá mañana y eternamente, conjugando los mismos verbos: amar y entregarse. 1
Este aspecto del Evangelio me regala con esta gratísima noticia: Por él yo puedo sentir las palpitaciones del Corazón de Jesús, no ya durante un período de su acción o de su vida, sino de todos los períodos y de toda su vid mortal, celestial, eucarística, mística y eterna.
¡Qué dulce alegría penetra e invade a mi alma al descubrir este mágico secreto que la pone en disposición para conocer en cada momento qué siente y cómo palpita el Corazón de Jesús en la intimidad con sus almas fieles; en sus días y noches sin fin de Sagrarios abandonados; en las Misas de sus sacerdotes, de los buenos y de los que no lo son; en las persecuciones y exaltaciones de su iglesia; en su glorificación eterna del cielo!

miércoles, 3 de mayo de 2017

EL MES DE MAYO EN LA CRONOLOGÍA DE SAN MANUEL


CRONOLOGÍA DE SAN MANUEL GONZÁLEZ
Fechas importantes en el mes de Mayo

11 de mayo de 1886, en la iglesia de San Luis, de Sevilla, primera comunión.

D. Manuel recibió la primera comunión en la iglesia de las escuelas de San Luis, de las que había sido aventajado alumno, de manos de su tío, canónigo de la Catedral de Sevilla, D. Francisco García Sarmiento.


Interior de la Iglesia de San Luis (Sevilla)



“El beato Manuel González -dijo Juan Pablo II en la homilía de la misa de beatificación (21-4-2001)- es un modelo de fe eucarística, cuyo ejemplo sigue hablando a la Iglesia de hoy”.

2 de mayo de 1906. Comienzan en Huelva las obras de las Escuelas del Sagrado Corazón en la antigua iglesia de San Francisco.

Un día de Marzo de 1906 su coadjutor en la parroquia de San Pedro, D. Manuel González Serna, llevaba en procesión el Viático a un enfermo. Cuando el sacerdote regresó a la parroquia, el párroco advirtió que aquel venía herido de una pedrada en la cabeza. La reflexión sobre este hecho contribuyo a que madurara en la convicción de que las escuelas de inspiración cristiana eran en Huelva “una necesidad muy grande y muy triste”.

En abril de 1906, empezó su primera aventura en el campo escolar:  “nos echamos a la calle a hacer unas escuelas muy grandes, muy buenas, muy cristianas y absolutamente de balde para los niños pobres”.

¿Dónde encontrar el lugar mínimamente adecuado para tan urgente necesidad?

Mayo de 1912.Viaje desde Huelva a Madrid para el primer encuentro nacional con las Marías.


Uno de los viajes, que puede ser signo de los muchos realizados por toda la península, para difundir su Obra, es el que realizó a Madrid durante el mes de mayo de 1912 para el primer encuentro nacional con las Marías, pasados sólo dos años de su fundación en Huelva.


A partir del momento de la fundación de la Obra y la aprobación diocesana, este movimiento eucarístico se expandió rápidamente por toda España, de manera que el Arcipreste de Huelva tuvo que simultanear su apostolado en Huelva con los viajes en ferrocarril por toda la península  para atender a los grupos que surgían en las parroquias y al apostolado eucarístico en general. En sólo nueve meses, la Obra se había establecido en 21 diócesis, sin contar otras en las que se estaba trabajando para su implantación.



Málaga, 16 de mayo de 1920. Bendición y colocación de la primera piedra del nuevo Seminario.
Capilla del Seminario de Málaga en la actualidad
Escribió D. Manuel: “El Amo quiere que se haga el Seminario (esto me consta firmemente). Para hacer el Seminario se necesita dinero (esto es también indudable). Yo no tengo una peseta (evidentísimo). ¿De dónde? ¡A mí qué me importa! ¿Cuándo? Cuando haga falta. ¿Cómo? Como a El le dé la gana, que para eso es el Amo”.

Málaga, 3 de Mayo de 1921. Fundación de las Hermanas Marías Nazarenas

La Obra de las Marías de los Sagrarios Calvarios se extendió rápidamente, de manera que, como decíamos anteriormente, en Mayo de 1912 D. Manuel se reunió en Madrid con Marías de una buena parte de las diócesis españolas. Ante este inusitado crecimiento, en diciembre de ese mismo año, cuando apenas habían pasado tres del retiro fundacional, en la capilla de la parroquia de San Pedro de Huelva, unas Marías expresaron al Arcipreste sus inquietudes acerca del futuro de la Obra, y de su papel en la actividad de la Iglesia Española. El párroco de San Pedro les dijo sin dudar: Las Marías subsistirán. Me sobrevivirán. Sólo es preciso que tres Marías, tan decididas como las del Calvario, se pongan al frente de todas las Marías del mundo  Las tres están ya ahí. ¿Dónde? El Señor las presentará. Y ellas se encargarán de dar realidad al carisma perpetuo de acompañar y compadecer al Abandonado del Sagrario, a Jesús. Y cuando esto suceda, no habrá que temer por España, porque ésta se hallará a cubierto de todas las emboscadas con una guardia valerosa que defenderá a Cristo en todo lugar donde exista un Sagrario. D. Manuel intuía ya lo que había de ser luego la fundación del Instituto de las Marías Nazarenas
                         Las Nazarenas por el mundo. III Encuentro Latinoamericano de las Misioneras Eucarísticas de Nazaret
Quito 26 enero 2009


Málaga, 11 de mayo de 1931. Incendio del Palacio episcopal


Málaga, Palacio Episcopal en la actualidad
Finalizaba este día en que se cumplió el 45 aniversario de la primera comunión de D. Manuel González, Obispo de Málaga. A este feliz recuerdo se unió el drama de una de las jornadas más amargas de su vida. El 14 de abril había sido proclamada la segunda República española. El Obispo de Málaga, con ocasión del próximo mes consagrado a María, recordó a los católicos la necesidad y el deber de acatar y obedecer al poder legítimamente constituido para el mantenimiento del orden y del bien común.